Buscando trabajo a Tiempo Completo

ENTRADA 16.- ¿DÓNDE QUEDÓ MI CURRÍCULUM?

en 15 enero, 2014

Antes de nada, me gustaría aclarar que sigo agradecida por el trabajo que ahora mismo tengo. Lo aclaro, sobre todo, para que nadie malinterprete mis palabras que vienen a continuación.

Hay días que estás contenta por tener trabajo y poder estar relativamente tranquila al pensar en el futuro cercano (ya no se puede estar absolutamente tranquilo en ningún trabajo, y está claro que pensar en el futuro lejano no entra en el plan de la mayoría de los trabajadores españoles, estando el panorama tal y como está); pero hay otros días – que por desgracia son más de los que se quisiera, y crecen exponencialmente – en los que te planteas una simple pregunta: ¿dónde quedó mi currículum tan bien construído hace años?

Resulta que terminas una carrera, te especializas (o lo intentas) en algún campo (de forma oficial o privada), y centras todas tus atenciones a trabajar en él. Durante un tiempo, digamos que la cosa funciona: no trabajas ni un mes de continuo, pero al menos todos los meses tienes algunos días de trabajo (que en el campo audiovisual es una buena proporción), y cada vez conoces a más gente y más gente te conoce y recomienda para pequeños trabajos. No ganas mucho dinero, porque el que sacas lo usas para ahorrarlo para los meses malos; pero al menos estás creándote un currículum bastante interesante y haciéndote un hueco dentro de tu campo profesional.

Entonces, de repente, empieza a bajar la frecuencia de tus trabajos; en otros que tienes tardan en pagarte meses (si no años) por culpa de la crisis; y cuando quieres darte cuenta has dejado de lado tu profesión para picar en otras empresas y especialidades algo de dinero con el que intentar sobrevivir. Tu currículum de repente, se ha convertido en un batiburrillo de trabajos sin relación alguna entre ellos (más allá de la falta de escrúpulos de la mayoría de jefes), que no son nada gratificantes, y cuya remuneración te da hasta vergüenza reconocer de lo baja que es. Pero en esos momentos, ni te preocupas por tu currículum: tienes que sobrevivir, es tu primera y casi única prioridad.

Sin embargo, un día – si tienes suerte- consigues un trabajo algo mejor que todos los anteriores. Algo más justo para contigo aunque sean pocas horas y tampoco se pague todo el dinero que se debería. Pero te sientes con suerte: es un campo profesional interesante, un buen ambiente de trabajo…

El problema está ahí, que puedes acomodarte tontamente, y darte cuenta, de repente, de que tu currículum se estancó hace siglos, y que ese trabajo que tienes lógicamente no puede ser el definitivo (por las horas trabajadas, la remuneración por hora, la falta de estabilidad real…), y que con el currículum que tienes seguramente ninguna empresa te quiera en ella.

No tienes una experiencia en empresas serias y reales (entendidas como administraciones y otros tipos de oficinas; en el mundo audiovisual se trabaja con productoras, y no vale como experiencia para una oficina, por ejemplo); y te das cuenta de que va a ser difícil que te contrate nadie con tu perfil…¿Dónde quedó entonces el currículum que una vez pensaste que era interesante? Ya no lo es; al menos, ya no para lo que estás buscando ahora.

Y ahí te quedas, cabizbaja, sintiéndote tonta, pensando cómo puedes cambiar tu suerte (y a ser posible, mejorar tu currículum).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: